® ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE TIL TIL 2017   Arturo Prat #200                               INICIO   |    ESCRIBE AL ALCALDE   |    ORGANIGRAMA

        

 

banner ta tiltil

banner informacion

El Tiempo

Fono
56 22810 5800 

 

TEXTO:

El Condorito: Antigua tradición de Montenegro

Las quintas de recreo constituyen una verdadera categoría en nuestro país. Les alegraron la vida a muchas generaciones, a las que proporcionaron entretención con música, canto y baile, acompañado, si se quería, de algún brebaje etílico. Nuestra comuna también contó con varios locales que respondían a estas características. Uno de ellos es el que aún funciona en Montenegro, conocido como El Condorito. Este centro social ofrece varios ambientes, un gran salón de baile con escenario para la orquesta y una espléndida cancha de rayuela en su patio trasero. Hay, además, un comedor principal que da a la calle, con el típico mesón y la estantería en la que se exhiben bebidas y licores. Esta quinta fue establecida, a comienzos de la década de 1950, por doña Margarita Contreras y su hijo, Héctor González, quienes se propusieron crear un lugar que permitiese brindar recreación a la enorme cantidad de personas que, gracias al tren y a la construcción de la carretera panamericana norte (actual ruta 5), llegaban hasta ese pueblo. Además, en esos tiempos los alrededores estaban atestados de ganado caprino y Montenegro era paso obligado de muchos huasos que arreaban sus animales hacia Los Andes. Por eso las cosas se prendían cada viernes y sábado, cuando una multitud pisaba su pista para vivir una experiencia de entretención liberadora. En ocasiones el carrete se armaba incluso en día de semana. Bastaba el deseo de sus concurrentes y el aporte de un gran tocadiscos si no había orquesta. Eran los tiempos de legendarios grupos musicales como Los Pocholos de Llay Llay o los Muñecos del Roble, que bajaban desde Caleu a tocar con sus instrumentos. Viniendo de Til Til, aparecían los Brincos y los infaltables Telestar, estos últimos más conocidos como Los Saguas. La gran fiesta montenegrina se celebraba cada 12 de octubre. En esa fecha tiraban a Condorito por la ventana, pues se armaba una movida de aquellas: durante el día, rodeo, y por la noche, todos al local del plumífero para bailar, escoger a la reina y comer. Pero también eran famosas las veladas del dieciocho, el año nuevo, los campeonatos de rayuela y los bingos, estos últimos siempre a beneficio de alguna noble causa, como reunir ayuda para algún vecino necesitado. En la actualidad el local es administrado por don Oscar Oteíza. Las veladas nocturnas ya no son tan frecuentes, pero don Oscar continúa ofreciendo a diario su exquisito menú para almorzar, siempre compuesto de platos típicos criollos. Vemos así que El Condorito no es solo una historieta, sino también una antigua, vital y sabrosa tradición de Montenegro.